Elige tu país/region

El sitio web elegirá contenidos adecuados para ti en función de tu ubicación. Si quieres cambiar tu ubicación, selecciona a continuación la más adecuada.

Cerrar

Estepas, marismas y desiertos

Leader silk way1

Improbable, rozando lo imposible: ocho héroes de Harley® se enfrentaron con éxito al arduo tramo ruso del Silk Way Rally. *En la foto aparecen solo siete motos. La octava pertenece a Sergey Kamenev, que escribió este artículo e hizo las fotos

El intrincado laberinto de la vida es distinto para cada uno de nosotros. 
Nos gustan comidas distintas, disfrutamos con estilos musicales diferentes, nos dedicamos a actividades distintas, hablamos distintos idiomas y nos despertamos en diferentes zonas horarias. 

Pero hay una cosa que nos une: nuestra pasión por viajar en nuestras Harley-Davidson. Si eres uno de nosotros, siempre te sentirás como en tu propia casa y jamás estarás solo. Somos una familia unida por esos momentos compartidos que solo pueden vivirse durante un viaje en moto. 

Con la fuerza y energía del grupo, nuestra familia sonríe ante cualquier obstáculo que nos salga al paso. Cada año estamos preparados para conquistar las cumbres que otros no se atreven a acometer. Somos más de un millón. Formamos parte de una leyenda. ¡Somos el H.O.G.®!  

¡Desafío aceptado! 
Al principio, la idea de participar en el Silk Way Rally parecía una locura. Pero tal vez era eso lo que la hacía tan atractiva, incluso irresistible. La ruta es ambiciosa, en algunos momentos ardua, pero siempre está repleta de aventuras. 

El equipo de ocho participantes estaba compuesto por personas de distintas ciudades y de reconocida valía. Todos estábamos en buen estado físico, teníamos amplia experiencia de conducción en trayectos largos, habíamos expresado nuestra resuelta determinación y, por supuesto, éramos divertidos e ingeniosos. 

Hablamos de los preparativos especiales del equipo, ya que íbamos a someter a las motos a condiciones muy extremas debido al terreno. A medida que se acercaba la fecha de partida, me convencí de que era imposible encontrar una moto más adecuada para esta empresa que la Harley-Davidson Heritage Softail® 2018. Sentía que la carretera la llamaba a emprender este viaje. 

En esencia, la idea era participar en el Silk Way Rally como diversión, sin participar en las pruebas cronometradas, pero aún así compitiendo con camiones y vehículos todo terreno. Queríamos poner a prueba la resistencia de nuestras Harleys en el desierto de Astracán, las estepas de Volgogrado y las marismas de Lípetsk hasta llegar a la Plaza Roja de Moscú. Estábamos empeñados en demostrar que no existen barreras para los auténticos miembros del H.O.G. 

Salida en la estepa
El rally comenzó en Astracán (Rusia), cerca del mar Caspio y la frontera con Kazajistán. Astracán surge entre inmensos desiertos y estepas, pero en la primera etapa nos sorprendió una fuerte lluvia, que no tardó en verse desplazada por un implacable sol al acercarnos al comienzo de la ‘etapa especial’. 

La aparición de nuestro grupo con sus Harleys en el centro de las estepas de Astracán despertó la admiración y el entusiasmo tanto entre los espectadores como entre los participantes. Los ganadores del famoso Dakar Rally, Anastasia Nifontova y Sergey Karjakin, grandes admiradores de la marca Harley-Davidson, nos dieron una calurosa bienvenida. 

Recorrer las estepas en las Harley no fue tan complicado como habíamos previsto. Localizamos carreteras de arena laminada, evitando las dunas y las arenas movedizas. Llegamos al primer puesto de descanso a la puesta del sol. 

Campamentos a reventar
Uno de los elementos más interesantes del rally fue el vivac, el campamento donde los equipos técnicos y mecánicos ponen a punto sus máquinas antes de la última etapa de la carrera. Periodistas y representantes de los medios se dan cita aquí para entrevistar a los competidores para los noticiarios. 

Nuestro vivac estaba situado en una pista de aterrizaje militar transformada en un campamento con una increíble comida y programa de actividades nocturnas. La mayoría de los participantes pasan la noche en el hotel cercano, pero nosotros decidimos ponernos a prueba y extendimos los sacos de dormir entre las motos. 

Durante toda la noche escuchamos el ruido metálico producido por los mecánicos que preparaban los vehículos para la siguiente etapa de la carrera. Exhaustos del viaje, dormimos plácidamente en nuestras tiendas entre el ruido de los mazos, los irritantes arañazos de los destornilladores y el bramido de los motores. 

De Astracán pasamos a Volgogrado y después a la provincia de Lípetsk, donde nos aguardaba una nueva prueba: las estepas se transformaron en un bosque cenagoso y la carretera de tierra se convirtió en pegajoso barro. 

Esta parte del viaje fue mucho menos agradable que el recuerdo del paseo por las praderas. Sin embargo, el apoyo solidario nos permitió salir adelante: siempre estábamos dispuestos para ayudar a otro si su moto quedaba atascada. 

Con honores
Superando todos los obstáculos, el equipo del H.O.G. cruzó la línea de meta. Aquí, en la electrizante atmósfera de la Plaza Roja, en pleno centro de Moscú, se celebró la ceremonia de cierre del Silk Way Rally 2018. Los exultantes participantes subieron al podio en la Torre Spasskaya del Kremlin para recibir merecidos aplausos. 

Fue una auténtica prueba de resistencia, pero los pilotos y motos Harley-Davidson la superaron con nota. Durante toda la carrera, con una longitud total de casi 2000 km por algunas carreteras casi imposibles, no sufrimos ni una sola avería y todas las motos y sus propietarios llegaron a la meta en buen estado y sin ningún percance. 

Al contarlo así parece apenas un simple paseo. Como la seda, por así decirlo. 

sigue leyendo

H-D® marca el punto

La campaña More Roads to Harley-Davidson® está creando huella y dando lugar a nuevas aventuras. Conoce los nuevos destinos...

más información

Dominar los puertos de montaña

La socia del H.O.G.® Vanessa Ruck emprende un viaje de 2.700 millas por Europa para atravesar los mejores puertos de monta...

más información

Living the American Dream

Every great trip needs a great plan. Michele and Carole Prou made sure that their epic ride around Western America was pla...

más información